El mercado del aceite y aceitunas en Países Bajos

03 de junio de 2021 - 0 Comentarios

El mercado del aceite y aceitunas en Países Bajos

El sector de las grasas y aceites comestibles en Países Bajos ha estado tradicionalmente dominado por las ventas de mantequilla, margarina y otros aceites vegetales. Durante los últimos años el consumo de éstos se está viendo incrementado debido al cambio en los hábitos alimentarios de los consumidores neerlandeses, cada vez más preocupados por la salud y concienciados de la importancia de mantener una dieta sana y saludable baja en grasas. Los principales aceites vegetales consumidos en el mercado neerlandés son los de palma, coco, nabina colza o mostaza y el girasol.

Gracias a que los consumidores están cada vez mejor informados sobre los beneficios y sabores del aceite de oliva, el consumo de grasas está descendiendo (9% en los últimos cinco años), en cambio, el consumo de aceite de oliva lleva varios años con una tendencia alcista (aumentó 10.52% en los últimos cinco años).

Importación de aceite de oliva en Países Bajos

Países Bajos carece de las condiciones climáticas para el cultivo de olivos y debe importar todo lo que se consume en el país. En cuanto al valor de las importaciones del aceite de oliva, Países Bajos ocupa la octava posición en Europa. Italia tradicionalmente ha sido el país líder en cuanto a exportaciones de aceite de oliva a Países Bajos, situación que ha cambiado hace pocos años cuando España exportó más volumen y por mayor valor a Países Bajos. No obstante, el aceite de oliva italiano mantiene una gran popularidad y presencia en los canales de venta en Países Bajos.
Las marcas blancas o de distribuidor gozan de gran popularidad entre los consumidores neerlandeses. Por ello, la mayoría de los supermercados comercializan el aceite de oliva bajo su propia marca. Esto implica mayores ventas del aceite español menor valor añadido. España importó un 42% en 2016, Italia un 17%, Bélgica un 18%, Alemania un 12% en 2016.

El mercado del aceite de oliva en Países Bajos se caracteriza por la heterogeneidad del producto, por lo que los precios de venta son muy diversos. Los aceites de oliva que se comercializan en los supermercados tienen un precio medio de 10,77 euros por litro, con cierta variación entre los diferentes puntos de venta. El aumento del 36% del precio medio respecto el precio en 2016 se ve reflejado en los precios de importación que a su vez aumentaron 16.5%.
Países Bajos a pesar de importar sólo el 5% del total en la Unión Europea es un partner a tener en cuenta de cara a los próximos años. Los precios de importación actualmente se encuentran por debajo de la media mundial, no obstante, la tendencia de los precios es ascendente para todos los países pero ningún año llegó a alcanzar la variación un aumento del 25% como en el año 2017. En caso de continuar este aumento de precio, se posicionará como el país que más caro importa de la Unión Europea. A su vez, para Países Bajos es interesante continuar adquiriendo el aceite de oliva de España, ya que sus precios son inferiores a otros países productores.
Euromonitor estima que las ventas en volumen de aceites y grasas en Países Bajos crecerán en torno al 2,3% anualmente entre 2017 y 2022. Estas previsiones son aún más optimistas para el aceite de oliva, cuya demanda crecerá un 9% en volumen. Durante estos mismos años el valor de las ventas de aceites y grasas se incrementará alrededor del 13%, mientras que para la categoría de aceite de oliva el incremento del valor esperado será del 17,32%.

 

Tamaño, evolución y perspectivas del mercado de aceite de oliva

Dentro de la comparativa del valor de las ventas de aceites y grasas de los países de la Unión Europea. Alemania lidera el ranking, seguido por Francia y en tercer lugar, España. Países Bajos ocupa la séptima posición con unas ventas de 613 millones de euros en 2017. A diferencia de otros mercados, tales como Reino Unido, Bélgica, Finlandia o Grecia, Países Bajos mantiene una tasa de crecimiento positiva, lo que indica que el mercado no se encuentra en situación de saturación.

En cuanto al volumen de ventas de aceites y grasas en Países Bajos se puede constatar que caen para todas las categorías con excepción para la mantequilla y el aceite de oliva. El aumento de estas dos categorías es debido a la concienciación por parte de la población neerlandesa de sus propiedades saludables. Euromonitor estima que las ventas en volumen de aceites y grasas crecerán en torno al 3,82% entre 2017 y 2022. Cabe destacar el crecimiento de las ventas del aceite de oliva, cuya demanda se espera que crecerá un 11,9% en volumen.

En términos de valor, la disminución del volumen de ventas no ha influido de manera negativa en el valor de las ventas, ya que aún presenta un crecimiento de 1,26% en los últimos cinco años. Como en el caso anterior, las únicas categorías que registran incrementos del valor de las ventas son el aceite de oliva y la mantequilla. El aumento del valor del aceite de oliva a partir de 2014 se debió en parte a la subida de precio del aceite de oliva, provocada por la sequía y las malas cosechas y la propagación de la batería Xylella fastidiosa. Según Euromonitor, entre el periodo 2017 y 2022 el valor de las ventas de aceites de oliva y grasas disminuirá un 1,8%. No obstante, cabe destacar un aumento de 8,16% del valor de las ventas del aceite de oliva.

Tamaño, evolución y perspectivas del mercado de aceitunas

Debido a la falta de datos oficiales en cuanto al consumo nacional, no se pueden ofrecer cifras oficiales del tamaño de mercado del mercado de aceitunas en los Países Bajos. Sin embargo, es posible hacer una estimación de la demanda a partir de los datos de exportación e importación de aceitunas de los Países Bajos.
La estimación de la demanda en volumen de aceitunas para las distintas partidas arancelarias durante los pasados tres años ha experimentado un crecimiento del 133% en 2016 respecto al año 2014 tomando todas las partidas arancelarias de las aceitunas. Sin embargo, hay que recalcar que este crecimiento se explica por el fuerte aumento de las aceitunas preparadas o conservadas, ya que es la única que presenta una variación positiva. En el año 2014 la demanda disminuyó respecto años anteriores debido al gran incremento de las exportaciones holandesas de aceitunas preparadas o conservadas, que se multiplicaron por tres en tan solo un año, y una disminución de las importaciones que cayeron un 30,94%.
Para el año 2016 existe una incongruencia en los datos de importación y exportación de las aceitunas refrigeradas o frescas que el Instituto Estadístico Holandés (CBS) no ha podido aclarar. La demanda negativa puede ser debido a una reclasificación arancelaria o que ha sido reexportado bajo otro código arancelario.

Consumo de aceitunas en Países Bajos

En Países Bajos el consumo de aceitunas no está muy extendido entre la población. De hecho, según datos de International Olive Council, Países Bajos se encuentra entre los países europeos que menos aceitunas consumen. Per cápita, el consumo fue de 0,3 kilogramos en 2015, muy lejos de los 4,1 kg de consumo anual per cápita de España que volvió a ser un año más el mayor consumidor per cápita de Europa. Los países vecinos, Bélgica y Alemania, ambos consumen considerablemente más cantidad de aceitunas per cápita que Holanda, 0,8 kg y 0,5 kg respectivamente.

Producción local de aceitunas

Al igual que ocurre con el aceite de oliva, la producción de aceitunas en Países Bajos es nula, debido a la carencia de las condiciones climáticas y terrenos adecuados para la explotación de olivos. Por lo tanto todo producto relacionado con la aceituna es importado. España es el líder europeo en producción total de aceitunas, tanto para las aceitunas destinadas a la producción de aceite de oliva como para las destinadas para consumir en mesa.
El único país que presenta números positivos de crecimiento es Turquía. La principal razón es que la demanda de aceituna en España muestra signos de una cierta madurez, con un volumen en torno a las 220.000 toneladas, mientras que el mercado turco presenta una demanda sostenida en el entorno de las 340/350.000 toneladas, lo que implica que los productores estén motivados a la hora de invertir.

 

Importaciones de aceite de oliva

Países Bajos es el primer importador europeo de grasas y aceites. En 2016, el valor de las importaciones ascendió a 7 mil millones de euros. Gran parte de las importaciones holandesas de aceites y grasas no se consumen en el país sino que se reexportan una vez que han llegado al puerto neerlandés, que actúa como trader. En este sentido, Países Bajos actúa como principal puerta de entrada y punto de distribución para el mercado nórdico y europeo.
Países Bajos apenas representó en 2016 un 2,15% de las importaciones de aceite de oliva que realizaron los países de la Unión Europea. Con unas importaciones de 81 millones de euros se posicionó como el octavo país de la UE en valor de las importaciones de aceite de oliva.

En Países Bajos, el valor de las importaciones de aceite de oliva se han incrementado un 36,6% entre 2014 y 2016. Este incremento se debe en parte a que el comportamiento del consumidor holandés está cambiando: los hábitos de consumo están dirigiéndose cada vez más hacia productos más saludables como el aceite de oliva, y dado que no existe producción local del mismo, el mayor consumo se traduce en un incremento paralelo de las importaciones. A pesar de ello, el aceite de oliva permanece por detrás de sus principales productos sustitutivos, como el aceite de palma, el aceite de girasol y la margarina.

La procedencia del aceite de oliva que llega a Países Bajos incluye dos grupos de países: países productores –como España, Italia, Marruecos, Grecia, Turquía y Portugal- y países vecinos o geográficamente cercanos que, sin ser productores (o produciendo muy poco), reexportan el aceite de oliva (previamente importado) a Países Bajos –es el caso de Bélgica, Alemania, Reino Unido y Francia-. España es el primer exportador de aceite de oliva a Países Bajos desde el año 2012, cuando las exportaciones españolas a Países Bajos se duplicaron.

 

DEMANDA

La demanda total de aceite de oliva en el año 2017 ha sido de 76 millones de euros. El comportamiento de la demanda de aceite de oliva en el mercado neerlandés es muy positivo a pesar de la contracción que está sufriendo el mercado de grasas y aceites en Países Bajos. El volumen de consumo ha crecido en los últimos cinco años a una media del 2,024% anual. En valor, las ventas también han venido creciendo cada año un 3,14% de media. La cifra de ventas de 2017 es un 62% superior a la registrada en 2006 que fue de 43,6 millones de euros.
El consumo de aceite de oliva en Países Bajos es relativamente reciente comparado con el consumo de los países del sur de Europa y su entorno. De hecho, el consumo de aceite de oliva no se introdujo en Países Bajos hasta los años 70, cuando la población de mayor poder adquisitivo que visitaba los países de Europa mediterránea empezó a probar los alimentos típicos de estos lugares. Tradicionalmente, en Países Bajos se han empleado la mantequilla y otras grasas animales para cocinar. El aceite de oliva aparece por tanto como un producto sustitutivo de los anteriores, que, gracias a las campañas informativas de los principales países productores y de la Comisión Europea, logra proyectar una imagen de producto saludable, propio de la dieta mediterránea, que debe incluirse en la dieta habitual.

El consumidor neerlandés unido a la marca blanca

Sin embargo, el consumidor medio en Países Bajos lo considera demasiado caro para tratarse de un bien de consumo esencial. Los consumidores neerlandeses son muy sensibles al precio y a la relación calidad-precio, algo que favorece a las marcas de distribuidor, que gozan de gran popularidad en el mercado neerlandés.
Esta confianza en la marca blanca representa una amenaza para el producto de marca de origen español, ya que la marca del distribuidor se ofrece a un precio más económico.

La demanda de aceite de oliva se encuentra aún por debajo de sus principales productos sustitutivos, como la mantequilla, la margarina, etc. Sin embargo, el aceite de oliva está ganando importancia dentro del conjunto de aceites y grasas. El cambio en los hábitos alimentarios de la población neerlandesa hacia productos más saludables ha generado un aumento significativo de la demanda de aceite de oliva.

 

Nueva tendencia del consumo del aceite de oliva en Holanda

Como consecuencia, el aceite de oliva se está incorporando a la cesta de la compra habitual, dejando atrás la imagen de bien de lujo y exótico que se consume de forma esporádica. Las abundantes campañas gubernamentales que recomiendan una alimentación saludable y la buena imagen de la dieta mediterránea están llevando a los hogares neerlandeses a consumir con mayor frecuencia aceite de oliva.

Perfil del consumidor de aceite de oliva Neerlandes

Los consumidores más habituales de aceite de oliva son individuos de entre 30 y 49 años de rentas medias y elevadas que a menudo se ha familiarizado con el producto durante sus viajes de ocio. Además, estos consumidores están informados sobre los aspectos nutricionales del aceite de oliva en comparación con otras grasas y aceites de cocinar. Las características que más valoran los consumidores neerlandeses son el sabor, la buena imagen de la comida mediterránea y el cuidado envase y etiquetado en el que se presenta. El consumidor regular e informado aprecia algunas características del sabor del aceite de oliva español, como la acidez o la amargura. Sin embargo, estas características son consideradas como defectos por los consumidores desinformados.

Los formatos de packaging de aceite más vendidos en Países Bajos

El principal formato de comercialización del aceite de oliva es en envases de cristal con un volumen de 250 ml, 500 ml, 750 ml y de un litro, siendo el formato de 500 ml el más común. La inmensa mayoría del aceite de oliva ofrecido en los supermercados es aceite de oliva virgen extra. Italia ha sido tradicionalmente el país líder exportador de aceite de oliva a Países Bajos, seguido de España.

Sin embargo, desde el año 2012 España ocupa el primer puesto en exportación de aceite de oliva a Países Bajos, muy por delante de Italia. A pesar de ello, la mayoría de consumidores cree que Italia es el principal país productor de aceite de oliva, pues el aceite italiano entró antes que el español en el mercado neerlandés. En los supermercados y tiendas delicatessen se vende mucho aceite de oliva con marcas en lengua italiana.

El precio es el elemento principal para ser competitivo en el mercado de los Países Bajos. También es importante destacar al mismo tiempo las excelentes cualidades del aceite de oliva español. Los lineales de los supermercados neerlandeses ofrecen una amplia variedad de aceites para cocinar, salsas y aliños para ensaladas. El exportador español puede diferenciarse a través de la oferta de aceites novedosos en sabores (trufa, picante, etc.), o el diseño del embalaje (en vidrio, en lata, etc.), ya que los consumidores aprecian la diversidad de sabores.

 

 

 

 

PRECIOS DEL ACEITE DE OLIVA Y SU FORMACIÓN

En una primera aproximación se puede dividir el mercado neerlandés en dos grandes segmentos, los aceites de oliva destinados al público general y los aceites de oliva especializados o delicatesen:

1. Los aceites destinados al gran consumo

Están disponibles en los supermercados e hi-permercados. Su público objetivo son todos los consumidores. Al tener un precio inferior a las tiendas especializadas es un factor relevante en las estrategias competitivas. Hay un amplio abanico de productos, tanto en las propias características del producto (sabor, acidez, color) como en los elementos relacionados con el envase, embalaje o tamaño. Es relevante destacar el alto poder de negociación que tienen los supermercados a la hora de fijar precios, ya que se mueven en un entorno concentrado dominado por las principales centrales de compras del país.

2. Los aceites de oliva delicatesen

Estos productos están disponibles en tiendas especializadas. Normalmente en envases de tamaño pequeño o mediano (25cl). El público objetivo son clientes con un poder adquisitivo más alto y buscan características específicas a la hora de comprar un aceite. A diferencia del grupo anterior, estos aceites se distribuyen siendo el precio una variable menos importante.
El aceite de oliva español es muy competitivo, siendo más barato que el precio medio de las importaciones totales y de los principales países productores. La elevada competencia en España y su buena imagen de país son factores que permiten a España consolidar su liderazgo en exportación de aceite de oliva a Países Bajos.

El precio de importación de los Países Bajos del litro de aceite ha crecido un 8,11% anualmente desde 2012 hasta 2016. Durante estos años, la variación del precio aumentó un total de 25,10%. En caso de continuar con este ritmo de crecimiento, en 2018 se posicionaría entre los países que más caro importan el aceite de oliva.
Tener a los Países Bajos como asociado comercial tiene ciertas ventajas a largo plazo. En primer lugar, Países Bajos es un importante país importador, con una larga tradición en el comercio internacional. Las empresas importadoras tienen una cartera de proveedores y clientes muy extensa a nivel mundial. Dado los elevados volúmenes de importación de estas empresas importadoras del país, el poder de negociación de los importadores neerlandeses es elevado, presionando a la baja los precios.

 

 

Venta de aceite de oliva al por menor

 

El precio de venta al público del aceite de oliva varía sensiblemente de un punto de venta a otro. En los dos supermercados con mayor cuota de mercado, Albert Heijn y Jumbo, el litro de aceite cuesta de media 10, 9,0 y 8,57 euros respectivamente. El mayor nivel de precios en promedio del supermercado Albert Heijn viene acompañado de un surtido ligeramente más amplio en los productos ofrecidos que en Jumbo. Mientras en Albert Heijn se encuentran cincuenta cinco referencias diferentes, en Jumbo tan solo se encuentran cincuenta uno.

En segundo lugar, los consumidores que compran mayores cantidades acceden a mejores precios, pues como se puede comprobar, los precios por litro bajan en promedio a medida que se incrementa el volumen del envase que se compra. Así, mientras que los envases de 200 ml cuestan 17,55 euros por litro, los consumidores que opten por comprar garrafas de tres litros accederán a un precio de 4,92 euros por litro en Albert Heijn o 7,3 euros por litro en Makro.

Por último, la venta de aceite de oliva al por menor se suele hacer principalmente en envases de 250 ml, 500 ml o de un litro. Así, de las 153 referencias de las que se compone la muestra, el 85,6% corresponden a estos envases. La presencia de envases de 3 o 5 litros, 750 ml o 200 ml es residual.

PRECIOS DE LA ACEITUNA Y SU FORMACIÓN

El mercado de las aceitunas en Países Bajos se podría considerar un mercado maduro con consumidores están segmentados y productos heterogeneos. Se venden diferentes tipos de aceituna (manzanilla, hojiblanca, biológicas, deshuesadas, etc.), sin añadidos o con sabores (albahaca, anchoa, pimiento, queso, ajo, etc.), provenientes de diferentes países (España, Italia, Grecia, Túnez), disponibles en diferentes envases (cristal, lata, etc.) y de diferentes tamaños. En los supermercados, el volumen inferior es la lata de 70 gramos. Por último, los precios difieren mucho en función del lugar de adquisición y marca.

Países Bajos obtiene importantes ahorros importando aceitunas de origen español, pues su precio es inferior al precio medio mundial y de los principales productores de aceituna.

España, en comparación con los dos principales competidores de exportación de aceitunas, es el único país que ha reducido los precios de exportación respecto el año 2014 cuando ha pasado de 1,92 euros por litro a los 1,81 euros por litro en 2016.
Además, Países Bajos también es un destino atractivo para España, pues los precios de exportación que se alcanzan en Países Bajos están creciendo desde 2012, hasta igualar a los precios mundiales en el año 2014 y finalmente ser el país que más caro importa respecto los países europeos que más aceitunas consumen.

Venta de aceitunas al por menor

Los principales puntos de venta minorista y mayorista distribuyen todo tipo de aceitunas, con un rango de precios y variedades muy elevado. En primer lugar, el precio de venta al público de las aceitunas cambia sensiblemente de un supermercado a otro. Así, mientras que en Albert Heijn el kilogramo de aceituna cuesta en promedio 9,53 euros, en Jumbo el kilogramo de aceitunas cuesta en promedio 6,12 euros.

El mayor nivel de precios en promedio del supermercado Albert Heijn viene acompañado de una mayor variedad y mejor presentación de las mismas. Mientras en Jumbo son bolsas herméticas con aceitunas, en Albert Heijn son presentadas como producto fresco procedente de un país mediterráneo.

En segundo lugar, los consumidores que compran mayores cantidades acceden a mejores precios, pues como se puede comprobar, los precios por kilogramo bajan en promedio a medida que se incrementa el tamaño del envase que se compra.

Así, mientras que los envases hasta los 150 gramos de peso cuestan 16,67 euros por kilogramo, los consumidores que opten por comprar envases de más de 300 gramos accederán a un precio de 6,19 euros por kilogramo. Por último, la venta de aceitunas al por menor se suele hacer en envases de entre más de 150 gramos y 300 gramos. Así, de las 103 referencias de las que se compone la muestra utilizada, un 50,5% corresponden a estos volúmenes. La presencia de envases de más de 400 gramos es residual y los envases con mínimo un kilogramo de aceitunas sólo están disponibles en Makro.

PERCEPCIÓN DEL PRODUCTO ESPAÑOL

PERCECPIÓN DEL ACEITE DE OLIVA ESPAÑOL

España es líder mundial en exportación de aceite de oliva a Países Bajos desde el año 2012. En el año 2016, el 46,9% del aceite de oliva importado en Países Bajos fue de origen español.

Sin embargo, Italia ha liderado tradicionalmente el mercado en Países Bajos, al ser el primer productor que entró en el país. De esta forma, la mayoría de los consumidores identifican el aceite de oliva con Italia. Además, cabe destacar que los productores italianos han sido capaces de innovar y desarrollar nuevos productos de éxito en Países Bajos (aceites con sabor a ajo, albahaca, limón, trufa…), a través de multitud de marcas comerciales. Procedente de España, sin embargo, se comercializa principalmente la marca Carbonell en el segmento de gran consumo y Valderrama en el selectivo.

Otra de las dificultades del aceite de oliva español es el hecho de que una parte importante del mismo se vende al consumidor final a través de marcas blancas o de distribuidor, en las que no se comunica el origen español del producto. Esta situación impide mejorar el posicionamiento del aceite de oliva español y potenciar la marca-país, ya que en muchas ocasiones el consumidor final desconoce que una gran parte del aceite de oliva que se expone en los lineales del supermercado tiene origen español.

PERCEPCIÓN DE LA ACEITUNA ESPAÑOLA

España es líder mundial en exportación de aceitunas a Países Bajos. En el año 2016, el 50,36% de las aceitunas importadas era de origen español. La aceituna española tiene buena imagen en Países Bajos, si bien es cierto que la marca-país no es un factor fundamental en el entorno competitivo de las marcas, pues los envases de aceitunas no suelen hacer énfasis en el origen del producto. A pesar del claro liderazgo de España en este mercado, hay que tener en cuenta que hay países competidores como Grecia y Túnez, que están compitiendo fuerte en el mercado.

CANALES DE DISTRIBUCIÓN

Al tratarse de un país en el cual la producción local es nula tanto de aceitunas como de aceite de oliva, todo lo que se consume es importado. Por lo tanto, el canal de distribución comenzará siempre a través de un importador. Este, a su vez, venderá los productos a los comercios mayoristas o minoristas.
Debido al reducido tamaño del país son escasos los agentes que participan en el mercado. Además, la madurez del mismo hace que los que ya están implantados posean una capacidad negociadora contra la que difícilmente pueden competir los nuevos.

Los principales mayoristas en Países Bajos para el sector de la alimentación son Hanos B.V, Sligro B.V y Makro. A estos mayoristas suelen acudir aquellas empresas con altos volúmenes de producción.
Los supermercados representan el 81% de los puntos de venta de alimentos, están distribuidos de manera extensiva dentro de las ciudades. Operan a través de centrales de compra que son las responsables de seleccionar los productos que finalmente se comercializarán en los supermercados.

Las ventas online representan el 4,2% de las ventas totales de los aceites en Países Bajos con un valor total de 6,1 millones de euros. Entre los años 2012 y 2017 el incremento ha sido del 68%.

Las ventas del comercio minorista están muy concentradas en torno a un reducido número de competidores. Esta concentración del sector perjudica a los consumidores, que al tener menos ca-pacidad de elección, se enfrentan a precios más elevados.
Los lineales de los supermercados holandeses están principalmente dominados por los aceites de marca del distribuidor, que comercializan el aceite de oliva en diferentes formatos, países de origen y sabores. La presencia de aceites italianos de marca Premium es considerablemente más alta que la española.

ACCESO AL MERCADO-BARRERAS

Al ser un miembro de la Unión Europea desde su constitución, no existen aranceles para las importaciones del aceite de oliva o aceitunas procedentes de los estados miembros. Solamente hay que tener en cuenta las medidas comunes aplicables a los intercambios comerciales de bienes entre estados miembros, como la doble imposición de impuestos y declarar a Intrastat.
En Países Bajos, Skal es el organismo designado por el Ministerio de Agricultura, Naturaleza y Pesca para realizar las tareas de certificación de alimentos biológicos. Skal funciona, además, como organismo inspector de la producción de alimentos biológicos con el objetivo de certificar a todas aquellas empresas que cumplan los requisitos establecidos en el reglamento. Así mismo, los productos certificados como biológicos en otros países miembros de la Unión Europea por un organismo de inspección reconocido en el ámbito de la UE, pueden comercializar sus productos como tales dentro de la UE.
Euromonitor estima que las ventas en volumen de aceites y grasas en Países Bajos crecerán en torno al 2,3% anualmente entre 2017 y 2022. Estas previsiones son aún más optimistas para el aceite de oliva, cuya demanda crecerá un 9% en volumen. Según Euromonitor, entre el periodo 2017 y 2022 el valor de las ventas de aceites y grasas se incrementará alrededor del 13%, mientras que para la categoría de aceite de oliva el incremento del valor esperado de las ventas será del 17,32%.
Debido a la falta de estadísticas oficiales, no se pueden ofrecer perspectivas sobre el mercado de las aceitunas. Sin embargo, debido a la creciente popularidad de la comida mediterránea, al cambio en el comportamiento del consumidor neerlandés hacia productos con buenas propiedades para la salud, al fuerte incremento del aceite de oliva y al bajo nivel inicial en el que se encuentra el consumo de aceitunas en Países Bajos, todo apunta a que en el futuro se incrementarán las ventas de este producto.

Los comentarios están cerrados.