Aquí estarás al día de los últimos proyectos en los que estamos embarcados, manteniendo actualizado nuestro blog con ofertas, historias y noticias que te interesarán

¿Qué buscamos con la aplicación del color en el packaging?

El color es el elemento visual más complejo y el que mayor vinculación tiene con las emociones. La mayoría de los consumidores recuerdan un packaging más por su color que por su nombre o marca.

Desde un aspecto de marketing el color persigue:
• Crear un estímulo de venta: provocando la atracción del comprador y favoreciendo la efectividad del mensaje.
Mejorar la presentación del producto: haciéndolo más atractivo y ayudando a dar la dimensión y volumen precisos a los productos.
• Diferenciarlo de la competencia.
• Posicionar el producto: dándole personalidad.
Los tres atributos del color en el packaging

La visibilidad es el poder que posee el color para captar la atención del consumidor. Todo color emite unas vibraciones, que son percibidas por el ojo y transmitidas al cerebro para su identificación. El grado de intensidad de las vibraciones producidas por los colores, de mayor a menor, es el siguiente*:

El tiempo que se tarda en ver un color constituye la percepción. La percepción de un color afecta a su eficacia en el lineal. De mayor a menor, la lista sería la siguiente:

El tercer factor importante en el color es el contraste. Éste es la relación que se establece por la asociación de dos o más colores. Las investigaciones** establecen el siguiente orden de mayor a menor:

Desarrollo de packaging para linea de Ibéricos.  Trabajamos  rojos sobre blancos en fotografía, conjuntando con la imagen de marca de la empresa. Aumentamos el contraste del diseño del envase. El concepto de visibilidad en el packaging está acentuado en grado uno a través del atrezzo del producto y la misma imagen de marca.

A su vez se posiciona el producto mediante el diseño en precocinados de Ibérico, creando una línea de productos que se separa de la competencia y mejora su presentación.

* Barceló. “El color y la publicidad”. AEDEMO 1976.

** Karl Borggrafe empleó el taquitoscopio para medir el tiempo exacto de lectura en publicidad y envases.

© Al Margen · Branding & Packaging | 2019 | Todos los Derechos Reservados

Al Margen